El déficit financiero subió 35% interanual en octubre

El rojo fue de $4.050,7 millones, pese a que el Tesoro recibió un auxilio de $3.448 millones, en gran parte del ANSES. El resultado primario -previo al pago de intereses de la deuda- mostró un superávit de $660,5 millones.

Compartir Comentar Imprimir Enviar Texto
GALERÍA

AGENCIAS Buenos Aires
Las cuentas públicas registraron en octubre un déficit financiero de 4.050,7 millones de pesos, un 35 por ciento superior a igual mes del año pasado, a pesar del auxilio de 3.448 millones por parte de ANSES y Banco Central, informó hoy el Ministerio de Economía.

En tanto, el resultado primario -previo al pago de intereses de la deuda- mostró un superávit de 660,5 millones de pesos, un 48 por ciento más que en octubre de 2011. En octubre los pagos de deuda ascendieron a 4.750 millones de pesos.

Con el resultado de octubre, el balance financiero acumula un déficit de 20.140,3 millones de pesos, un 143 por ciento superior a los 8.278,6 millones del mismo período del año pasado.

Por su parte, el resultado primario suma desde enero un saldo positivo de 7.395,1 millones de pesos, 41,3 por ciento menor a los 12.606 de igual período de 2011.

El rojo financiero de octubre se produjo pese a que el Tesoro recibió un auxilio de 3.448 millones de pesos, de los cuales 3.259,4 millones llegaron desde ANSES, 173,4 millones de desde el Banco Central y unos 15 millones de organismos descentralizados

Consultado sobre la situación de las cuentas públicas, el ministro de Economía, Hernán Lorenzino, destacó que el Gobierno “está tomando políticas contracíclicas‘ y enfatizó que ‘están convencidos que este es el camino correcto”.

En diálogo con periodistas en el Palacio de Hacienda, el funcionario aseguró que ‘estamos en un contexto internacional complicado y vemos cómo esto afecta a todas las economías del mundo. Pero nuestra economía se mantiene dinámica aun en este contexto‘

Lorenzino remarcó que “por las decisiones adoptadas por este Gobierno, el contexto internacional no tiene las repercusiones negativas que hubiera tenido en otro momento”.

Afirmó que “en este contexto la decisión política es apuntalar la actividad económica y el consumo interno y esto implica la intervención del estado a través de políticas contracíclicas”.

El ministro reconoció que “los números fiscales reflejan esta situación” pero enseguida recalcó que “estamos convencidos que este es el camino correcto y que en un contexto de crisis internacional, y si miramos las recetas y los resultados en otros países, se reafirma más que nunca las políticas contracíclicas que tiendan a mejorar la actividad económica, son la respuesta adecuada”.
FUENTE: CRONISTA COMERCIAL