El blanqueo aportó $ 16.374 millones a la recaudación

El sinceramiento fiscal contribuyó a mejorar la recaudación tributaria ya que por este concepto «ingresaron unos 16.374 millones de pesos de los cuales solo en noviembre fueron $12.903 millones», explicó el titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Alberto Abad. 

Se registraron 172.000 declaraciones juradas de las cuales «unas 61.000 están cerradas» (es decir que ya cumplimentaron con el pago correspondiente)» y restan 111.000 que aún están abiertas» lo que significa que habrá más ingresos.

El funcionario comentó que «hasta ahora se exteriorizaron 33.000 cuentas corrientes en el exterior a la vista» aunque no precisó el origen de los países.

Respecto al decreto presidencial que habilita que familiares de funcionarios públicos puedan ingresar al blanqueo, Abad se limitó a explicar que se «está analizando el tema para su posterior reglamentación». Este decreto -en principio- no modificará las fechas previstas del sinceramiento fiscal aunque reitero que el tema se está analizando.

Al respecto, en el Gobierno explican que el decreto (permite que familiares de funcionarios puedan blanquear sus activos adquiridos antes que su pariente ingresara en la función pública) se concretó porque el excluirlos del sinceramiento fiscal era considerado discriminatorio por los juristas. «Se iba a venir una andanada de juicios», explican.

En otro orden, Abad anticipó que en diciembre se pagarán unos $ 580 millones en diciembre por compras de dólares del año pasado beneficiando a 250.00 contribuyentes que efectuaron el trámite solicitando su reintegro por lo gastos incurridos con tarjeta de crédito en moneda extranjera. En tanto, en noviembre el organismo procedió a devolver a 301.064 contribuyentes por $749 millones de pesos. 

• Menor presión tributaria 

Los distintos planes y medidas implementadas por el gobierno de Macri significarán al término de este año que la AFIP dejó de recaudar unos $ 120.000 millones que fueron transferidos a la sociedad.

El menor monto de recaudación fue en concepto, entre otros ejemplos de la aplicación de la Ley Pymes «unas 56000 pymes pudieron diferir el pago del IVA en noviembre y lo harán efectivo recién el año próximo», graficó Abad.

La baja de retenciones «implicó unos 50.000 millones de pesos menos» cifra similar implicó la rebaja del impuesto a las ganancias que se implementó a principios de año.

A esto se suma la exención del IVA para los beneficiarios de planes sociales y jubilados, entre otras medidas.

«Estos datos son una muestran que la presión tributaria ha disminuido», explicó Abad para demostrar que el Gobierno con diferentes herramientas contribuye a bajar el peso de los impuestos, una de las criticas permanentes de los sectores productivos.

FUENTE AMBITO