El Central vendió ayer u$s 1471,7 millones, y hoy siguió vendiendo,  parece que se los regalaran, porque los quema en el mercado con total displicencia. Desde marzo ha vendido cerca de u$s 5000 millones

El mercado continúa sacándole dólares baratos, es decir los inversores ganan con el carry-trade, y en la otra punta se hacen de dólares subvaluados. Esta demanda encuentra parte de su explicación ya que se ha gravado impositivamente a las LEBACS.

Por otro lado, en Brasil la cotización de la divisa sube, lo que complica nuestro comercio de ida y vuelta con Brasil.

Y por supuesto, el dólar bajo perjudica nuestra balanza comercial en general, y por ende se agrava el déficit fiscal.

El objeto de pisar el dólar según dice el gobierno es combatir la inflación, pero a la vez, mediante las tasas que paga en LEBACS, Inflaciona los préstamos que los bancos hacen a las empresas.

Y finalmente, cuando artificialmente se baja el valor del dólar, indefectiblemente, cual una olla a presión, va juntando fuerza y si se lo mantiene terminará explotando.

El gobierno mantiene que la suba del dólar se va a precios, la pregunta sería, la suba de combustibles no se va a precios ¿?

El error está por arriba de esta disputa, el error es estratégico, todo lo que se aspira con LEBACS, vuelve al mercado, por ejemplo, vía obra pública. Si la obra pública se hubiese empezado más lentamente en el 2017, y profundizado en el presente año, para finalizar con toda intensidad en el 2019, no hubiésemos tenido el 40 % de inflación en el 2016, ni el 25 % en el 2017, y hoy estaríamos con una inflación cercana al 10/12 % y no el 22 % como se proyecta

Y el dólar no hubiése sufrido las presiones actuales, ya que el mercado percibe que está subvaluado.

Si la manta es corta, no se puede tirar de los dos extremos a la vez, sólo se logrará romperla

Prof. Héctor Cosentino Asesor de Empresas

CP DIPL. MBA MBA   1553760730