El Banco Central aceleraría la rebaja de las tasas de interés

• EL STOCK DE LEBAC CRECIÓ YA 78,5% EN LO QUE VA DEL AÑO A $614.000 MILLONES
Para eso también debería ir adecuando, gradualmente, el tipo de cambio para que a fin de año supere los $16. Las Lebac crecerán menos.

Faltando cuatro meses para que termine el año, la estrategia del Banco Central podría comenzar a cambiar, algo que ya empezó a vislumbrarse en las últimas semanas. Básicamente, se espera una disminución de tasas bastante más agresiva, que se mantenga por encima de la inflación pero con un margen bastante menor. Esto vendría acompañado de un crecimiento mucho más lento (casi nulo) del stock de Lebac a fin de año y al mismo tiempo un incremento paulatino de la cantidad de dinero en poder del público.

Dicha estrategia debería ir acompañada al mismo tiempo de una gradual recomposición del tipo de cambio para que supere los $16 a fin de año. La ventaja es que a partir de ahora ya cae sensiblemente el ingreso de dólares de la cosecha gruesa, aunque este año dicha estacionalidad se ve afectada por otros dos factores que no existían hasta el año pasado: las nuevas emisiones de deuda que realicen provincias (ahora en cámara lenta) y empresas, pero en especial el blanqueo, que irá ganando velocidad hacia fin de año.

La gran emisión de Lebac en lo que va del año refleja además la necesidad de absorber pesos que se emitieron para financiar el déficit del sector público. Según la estadística publicada por el Central, en lo que va de 2016 ya transfirió $82.000 millones en concepto de utilidades acumuladas en 2015 (por el efecto contable de la devaluación en las reservas), otros $90.000 millones por compra de dólares correspondientes al Tesoro, además de $80.000 millones en concepto de adelantos transitorios.

Por supuesto, si el rojo de las cuentas públicas fuese menor, la presión sobre el Central bajaría sensiblemente. Pero no es el escenario que se espera para 2017, por lo que finalmente la dinámica de emisión y posterior absorción seguirá presente el año próximo, posiblemente tras un descanso que tendrá lugar hasta fin de año.

El «apretón monetario» que viene llevando adelante el BCRA a lo largo de 2016 se refleja como en ninguna otra variable en el dinero que se encuentra en poder del público. Aun cuando la inflación superó el 40% en los últimos doce meses, este indicador apenas subió 17% en términos interanuales, según datos oficiales. Se trata de un punto central para tratar de ponerle un freno a la inflación, pero con el peligro de frenar más la economía e incluso de seguir deprimiendo el tipo de cambio, lo que afecta a la producción.

El reflejo de esta disminución del dinero que circula en la economía es el exorbitante aumento de 78,5% que tuvo el stock de Lebac en un año. Estos títulos que emite el BCRA sirven para regular la cantidad de pesos de la economía y actualmente ya suman $ 614.000 millones. El costo anual es enorme, ya que calculando una tasa promedio del 25%, la entidad que preside Federico Sturzenegger debería pagar arriba de los $153.000 millones para remunerar a los tenedores. Los bancos resultan los principales beneficiados, ya que tienen el grueso de estos títulos, lo que les permitió sostener en niveles elevados las ganancias de los últimos meses. La principal explicación detrás de este comportamiento (caída de pesos en circulación y gran incremento de Lebac) es la tasa de interés positiva que fijó el Central desde el inicio de la gestión del BCRA. Y es parte de una definición estratégica del propio Sturzenegger, quien definió que las tasas se mantendrán por encima de la inflación esperada hasta conseguir una estabilidad de los precios mucho más marcada. Sin embargo, algunos analistas advierten que el diferencial actual es demasiado exagerado: mientras que la inflación esperada para los próximos doce meses se ubica entre el 22% y el 23%, las tasas de Lebac a 35 días cerraron a 28,75% anual en la última licitación, es decir que el diferencial está entre 5 y 6 puntos porcentuales. Tranquilamente -observan-, podría ser la mitad, por lo que ese rendimiento podría estar actualmente más cerca del 25%.

FUENTE AMBITO