Los empresarios no deberán escuchar las acotaciones económicas de los candidatos presidenciales ni de sus economistas. Ningún candidato o economista en nuestro país o en cualquier parte del mundo, puede anticipar las medidas económicas que tomará en el futuro, esto sería asimilable a que un jugador de ajedrez le anticipe a su rival las próximas jugadas que hará.

Teniendo en cuenta la información histórica que poseemos, el análisis de la situación y nuestra experiencia, debemos desarrollar el escenario futuro que consideramos sucederá, y tomar las medidas anticipadamente que reduzcan los riesgos macroeconómicos que afectarían a nuestra empresa