Cumbre empresaria delineó una agenda de inquietudes para presentarla al Gobierno

Los presidentes de la UIA, la SRAABAADEBA, las cámaras de la Construcción y de Comercio, la Asociación Empresaria Argentina y laBolsa de Comercio señalaron que el cepo cambiario y la inflación, entre otros puntos, afectan al sector productivo

Dirigentes empresarios de las principales entidades del país comenzaron a delinear este lunes la agenda de problemas económicos que enfrentan las compañías privadas, con el objetivo de presentársela luego al gobierno nacional.

Tras varios meses de corrimiento conjunto del centro de la escena, los ejecutivos se reunieron en un almuerzo celebrado en el Palacio Duhau, enmarcado por un llamativo e inusual hermetismo, con el objetivo de eludir la presencia de la prensa.

Los titulares de las cámaras empresarias coincidieron en que la inflación, la falta deestadísticas confiables, el cepo cambiario, la necesidad de bajar las retenciones a las exportaciones, el aislamiento financiero internacional, la falta de seguridad jurídica, lacrisis energética, los altos costos de la logística para exportar y la falta de créditos para los sectores productivos forman el «núcleo central» de los reclamos que ocuparán la agenda común.

Al cierre, en un escueto y formal comunicado, las siete entidades participantes remarcaron que «decidieron llevar al seno de sus instituciones la propuesta de elaborar un temario» de asuntos, para luego elaborar un documento común.

Según dejaron trascender algunos asistentes al almuerzo, el encuentro transitó por momentos de tensión y dentro de un clima inusualmente áspero.

La reunión duró algo más de cuatro horas y concluyó cerca de las cinco de la tarde, con el compromiso de volverse a sentar a nuevos encuentros, ya con temas respaldados por cada una de las entidades.

Pese a algunas facturas cruzadas, las conversaciones transitaron por momentos de coincidencias plenas: «Hubo temas que rondaron por asuntos críticos que tienen a laadministración Kirchner como blanco de los reclamos«, confió a DyN un portavoz de las entidades asistentes.

Las rispideces surgieron a partir de la definición de algunas cuestiones en los cuáles las entidades tienen intereses contrapuestos, como es el caso de la financiación de proyectos productivos y la prefinanciación de las exportaciones. Otro punto de fricción surgió a la hora de incluir entre los temas de la agenda, la endeble situación de lainfraestructura, en especial, la energía y el transporte.

Al calor de la discusión fue cuando se unificaron criterios para «bajar los asuntos discutidos allí, a cada una de las mesas directivas de las entidades, con el objetivo de lograr un respaldo más amplio a los reclamos».

Del convite participaron los presidentes de la Asociación de Bancos de la Argentina (ABA), Claudio Cesario; de la Asociación de Bancos Argentinos (ADEBA), Jorge Brito; de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Luís Etchevehere; de la Cámara Argentina de la Construcción (CAMARCO), Gustavo Weiss; de la Asociación Empresaria Argentina (AEA), Jaime Campos y de la Unión Industrial Argentina (UIA), Héctor Méndez. Aunque no participó del encuentro, la Bolsa de Comercio de Buenos Aires adhirió al documento final.

El presidente de la Cámara Argentina de Comercio (CAC), Carlos de la Vega, manifestó que la entidad mercantil «declinó participar, en razón de que alguno de los asistentes distorsionaron ante los medios los objetivos del encuentro. Concurriremos cuando las reuniones se convoquen públicamente y con agenda concreta, para poder demostrar de manera inequívoca, nuestra vocación por una mayor unidad de acción del sector empresario«, dijo.

En el comunicado, los empresarios «destacaron en la reunión el aporte del empresariado al desarrollo económico y social, la creación de empleo, la generación de riqueza, así como su papel central en la realización de inversiones productivas.

FUENTE: INFOBAE