Crédito: se desaceleró crecimiento en marzo

• SERÁ EL MENOR INCREMENTO MENSUAL DE LOS ÚLTIMOS SIETE MESES
Unas pocas líneas logran sostener al sector privado. También se frenó la mejora en los préstamos en dólares. Una mala señal.

 

Hasta el día 20 la perfomance del crédito al sector privado venía experimentando una mejora respecto del magro febrero, con una variación absoluta de más de $22.300 millones. Pero faltando tres días para cerrar el mes y con datos del BCRA al 28 se observa una preocupante desaceleración en el crecimiento del stock de los préstamos privados, de sólo $17.500 millones. El panorama es peor por el lado de los créditos privados en pesos que sólo crecen $11.700 millones, el menor aumento desde agosto del año pasado. Mientras que las financiaciones privadas en dólares, que también bajaron el ritmo de crecimiento, aumentan $5.800 millones, lo que permite mantener una variación absoluta del stock promedio total de préstamos privados de $17.500 millones. Así y todo se trata del menor incremento mensual de los últimos siete meses.

Salvo un festival crediticio sobre el cierre del mes, los datos hasta ahora dan lugar a vislumbrar que también marzo arrojará datos de nivel de actividad no tan alentadores, bien alejados de una pradera de «brotes verdes». Porque el comportamiento del crédito es un buen indicador para anticipar cómo viene el ritmo de la actividad económica, ya que cerca del 75% de las transacciones pactadas en la economía se financian vía el crédito bancario. Claro que en paralelo, el stock de pases pasivos (colocaciones de los bancos en el BCRA) en sustitución de las Lebac, ya se eleva por encima de los $223.000 millones, a lo que se agregan otros $688.000 millones en Lebac. Todo estos fondos excedentes del sistema financiero son captados por el BCRA (sector público) en detrimento del sector privado. Sea porque la demanda no termina de reaccionar o porque la oferta se retrajo, lo cierto es que hay menos liquidez disponible para empresas y familias, aún en un contexto de altas tasas de interés reales positivas.

Por el lado de las financiaciones en pesos son las líneas vinculadas a Personales, Prendarios e Hipotecarios las que sostienen el crecimiento total. Sigue así el boom de los personales, donde el activismo de la banca es insoslayable con una dinámica y creciente oferta de opciones que ya llegan a plazos de 6 años en algunos casos. En marzo los personales crecen más del 44% interanual, esto es unos $8.900 millones (o sea, el 76% del crecimiento mensual total). Se mantiene así el boom en estás líneas. Las familias continúan recurriendo a estos créditos para financiar gastos extraordinarios o concretar algunos gastos postergados, desde compras para el hogar, viajes, y otros gastos menores. Detrás de la tasa activa para las tarjetas de crédito, los personales son los préstamos más caros, ya que pagan más del 42% anual. Luego le siguen prendarios, que crecen $1.400 millones, lo que es un 45,7% interanual. Claro que se trata del menor aumento absoluto mensual desde agosto pasado. Los hipotecarios mantienen el ritmo, tras el máximo de enero pasado. En marzo crecen un 18,5% interanual, unos $1.600 millones.

Las financiaciones con tarjetas aumentan más del 26% interanual, en más de $1.200 millones recuperándose de la caída de febrero. El resto de las líneas acusan caídas en el stock promedio mensual, sobre todo, Adelantos en cuenta corriente y Documentos que bajan en más de $900 millones y $600 millones respectivamente. Mientras que los créditos en dólares crecen u$s395 millones, un 3,8% mensual.

FUENTE AMBITO