Conflicto con los holdouts: economistas ven cercano un escenario de default

Martín Lousteau, diputado nacional UNEN y ex ministro de Economía, sostuvo en diálogo con Carlos Arbía: «Hoy, debido al comportamiento de las tres partes –holdouts; juez, que a veces muestra falta de sentido común; y Gobierno–, hay un par de caminos con muchas restricciones. La solución más obvia, con autos que vienen enfrentados y un juez que no sabe cómo parar lo que habría que hacer, es cambiar un conductor. Esto es que un grupo de bancoscompre el juicio, porque son las entidades unas de las que más perderían con un escenario dedefault«.

El ex ministro estimó que a nadie le conviene el default: «El Gobierno no quiere entrar en default,pero el juez no le permite pagar, y esto lo incomodó; los holdouts tampoco, porque no cobrarían en lo inmediato una sentencia que les fue favorable; y los bonistas reestructurados tampoco, porque dejarían de cobrar. Por eso, la opción que queda es que intervenga un cuarto actor que podría verse perjudicado».

MARTÍN LOUSTEAU: «LA OPCIÓN QUE QUEDA ES QUE INTERVENGA UN TERCER ACTOR: UN GRUPO DE BANCOS QUE COMPRE EL JUICIO»

Sin embargo, el economista consideró que «se está en un sendero extremadamente peligroso, pero se puede cerrar. Hay gente que mira del lado legal, y aspira a que se restablezca una cautelar para que se pueda pagar a los bonistas reestructurados; otros que sostienen que se podría pagar todo, pero lo concreto es que hay poco tiempo y de todas las maneras se van a sentir las consecuencias».

Diana Mondino, economista de UCEMA, dijo en diálogo con Paulino Rodrigues: «Se transita por territorios desconocidos, por los temas legales complejos y por las declaraciones del Gobierno. Una forma es pagar; la otra es no pagar y asumir las consecuencias, que no es la cláusula RUFO (exige dar un tratamiento igualitario a todos los bonistas), sino la de perder toda posibilidad de acceso a los mercados de financiamiento internacionales, no sólo para el Gobierno, sino también para el sector privado. Por eso, parecería que sería mejor hacer la mirada para otro lado y pagar. Hoy se está frente al problema, y hay que solucionarlo».

DIANA MONDINO: «NO PAGAR IMPLICARÍA PERDER TODA POSIBILIDAD DE ACCESO AL CRÉDITO INTERNACIONAL: GOBIERNO Y EMPRESAS»

Según Mondino, «en los últimos 15 días se frenó todo y con un default eso empeorará. Se ve una gran improvisación por parte del Gobierno y de desconfianza en todo aquel que ofrezca alguna alternativa de pago para ayudar a encontrar una solución al tema de la deuda».

Eugenio Bruno, abogado especialista en reestructuración de la deuda, del Estudio Garrido y Asociados, consideró en una entrevista con Carlos Arbía que «hoy la Argentina, tras la decisión del juez Thomas Griesa de no restablecer una medida cautelar, está con pocos días para no caer en defaultNo se ve que se pueda llegar a un acuerdo y las opciones se van reduciendo, el Gobierno dice que es por la cláusula RUFO, que es entendible. Por eso pide lograr un nuevo stayy negociar post RUFO en enero de 2015, para lo cual se requerirá un consentimiento de los litigantes, y eso es lo que hay que ver si aceptan».

EUGENIO BRUNO: «HABRÍA QUE LOGRAR UN PARAGUAS CON LOS LITIGANTES HASTA LLEGAR A ENERO DE 2015»

Bruno consideró: «Habría que lograr un paraguas con litigantes para llegar a enero de 2015. Es respetable la interpretación que hace el Gobierno de que pagar podría tener consecuencias legales si se paga antes del 1 de enero de 2015, o si se arreglan condiciones mientras rige la claúsula RUFO, pero hay formas de evitarlo: para eso se requieren medidas legislativas, judiciales y contractuales con los bonistas reestructurados».

Mientras que Hernán Yellati, economista jefe de investigaciones de Banktrust & Co, sostuvo con Luis Novaresio que «en estos siete días que quedan hasta el 31 de julio para no caer en default se observa la postura rígida del juez para no poner el stay y de los abogados del Gobierno argentino de poder acordar nada en corto plazo. Eso derivaría en un default, y las calificadoras de riesgo pondrán a la Argentina en un default selectivo, con implicancias muy negativas para el país porque cambiará la percepción de riesgo, con lo que los precios de los bonos caerían, subiría la demanda de dólares y se abriría aún más la brecha entre el dólar oficial y el paralelo, con efectos negativos sobre el consumo, la actividad económica, las futuras inversiones y alimentaría el escenario ya frágil de la economía en recesión con alta inflación».

HERNÁN YELLATI: «UN DEFAULT SELECTIVO AFECTARÁ A LA ECONOMÍA QUE YA ESTÁ EN RECESIÓN Y CON ALTA INFLACIÓN»

Nicolás Salvatore, economista de la consultora Buenos Aires City, dijo en conversación con Carlos Arbía en los estudios de InfobaeTV que «este ha sido un Gobierno cortoplacista e improvisador y con el tema de la deuda ha pensado que con la política solucionaba el problema, sin plan B. Por eso una semana se ve que las cosas van a ir para un lado y a la siguiente que van para el otro. Ahora se ve que se está muy cerca de llegar a un default, por impericia, dado que los bonistas quieren cobrar, los holdouts aceptaron cobrar con bonos de largo plazo y los bonistas reestructurados no quieren dejar de cobrar. Además, el juez Griesa tampoco quiere ver una situación de que hay un depósito pero no se puede pagar»

FUENTE INFOBAE