China devaluó su moneda para exportar más: cuánto puede afectar a la Argentina

La economía china creció rápido y con fuerza en los últimos años al calor del consumo interno, pero ahora el gigante asiático está buscando otra vía para seguir creciendo: exportar. Es por eso que realizó una una movida histórica: su moneda se devaluó 2% este martes y marcó la mayor depreciación diaria en 20 años.
La decisión se tomó a casi 19.000 kilómetros de la Argentina pero no pasa desapercibida. Esta devaluación contra el dólar puede traer consecuencias directas en las compras que los argentinos realizan en el día a día, aunque el impacto dependerá de las deciones que tomarán tanto este Gobierno como la próxima administración que asumirá el 10 de diciembre.
«Los productos chinos van a comenzar a presionar para entrar al país porque ahora son más competitivos», explicó Marcelo Elizondo, ex director ejecutivo de la Fundación Exportar. En diálogo con Infobae, el especialista aseguró que la Argentina compra a China el doble de lo que exporta, y esta decisión podría ampliar aún más un déficit comercial que fue de u$s6.100 millones durante 2014.
Si bien el Gobierno tiene mecanismos como las Declaraciones Juradas Anticipadas (DJAI)para frenar una nueva llegada de productos «made in China», el desafío más grande será para el próximo Gobierno. «El país debe desmantelar las DJAI a fin de año por una decisión de la Organización Mundial de Comercio. Es una luz amarilla para la próxima administración», enfatizó.
«Sin las DJAI, es difícil parar a China», coincidió el economista Mauricio Claverí, de la consultora Abeceb. Si bien aseguró que no habrá una invasión de productos chinos, para que esto no suceda el Gobierno viene trabajando para reemplazar las DJAI por otras herramientas en el período de transición política. Ante todo, el déficit comercial se ampliará por una cuestión «estructural», al tener menos dólares por la caída del precio de los commidities.
La devaluación del yuan hacen a los productos asiáticos más competitivos en nuestros mercados y le quitan terreno a los nacionales. Y la importancia de China no es menor: es el segundo socio comercial del país luego de Brasil, quien también está devaluando su moneda a niveles históricos.
Pero, ¿cuáles serían los sectores de la economía más afectados si entran más productos chinos? Mientras que la Argentina le vende ante todo soja y aceite de soja (en su mayoría productos primarios), desde China los productos que llegan a los locales y a las góndolas son las motos, partes de televisores, computadoras, partes de computadoras y teléfonos, entre otros.
Según el último informe de intercambio comercial del Indec, también aumentó la importación de bienes de capital, ante todo los coches de viajeros para los trenes que compra el Gobierno nacional. La tendencia general de compras desde China ya es ascendente. En junio de 2015, el país importó u$s1.034 millones contra los poco más de u$s800 millones del mismo período del año pasado, una suba del 24% interanual.Y la suba de las compras desde China se dio tanto en bienes de capital como en bienes intermedios.
¿Y qué pasa con las reservas?
 
Los comerciantes serán los primeros en sentir la consecuencia si los productos de origen chino comienzan a ejercer más presion para entrar. La Cámara Argentina de la Mediana Empresa (Came) ya advirtieron hace un año la fuerte presencia de estos productos importados en las góndolas de las principales cadenas de retails del país. «El 77% de los productos no alimentarios que actualmente promocionan al público son de origen chino», había especificado la cámara que cuida los intereses de los pequeños comerciantes.
 
Más allá de lo que suceda en el plano comercial, la devaluación del yuan también puso el foco en el estado de las reservas del Banco Central (BCRA) por el swap con China. De los u$s 33.800 millones declarados de forma oficial, hay un equivalente en yuanes de casi u$s 9.000 millones, y se estima que las reservas pueden caer tras la devaluación.
Desde su cuenta de Twitter, el presidente del organismo Alejandro Vanoli no perdió tiempo y buscó despejar dudas sobre el impacto. Aseguró que esta devaluación del 2% del yuan no afecta patrimonialmente al BCRA porque «los activos en dicha moneda están perfectamente calzados con los pasivos».
 
Maximiliano Castillo Carrillo, director de la consultora ACM, coincidió con la afirmación de Vanoli. «Las reservas van a caer u$s150 millones en números, pero no es que patrimonialmente los descalza porque tenés menor activo y menor pasivo, porque luego deberán pagar menos a China cuando abonen lo que se adeuda por el swap de monedas».
Para el ex gerente de Análisis Económico del BCRA, el impacto de la devaluación del yuan es «por ahora moderado porque es un movimiento a la luz de la depreciación de otras monedascomo el real. Pero cuesta creer que la economía crecerá en el segundo semestre porque la incertidumbre electoral no se despejará. Falta saber si el escenario será de estancamiento o caída«.
FUENTE INFOBAE