Caso de los holdouts en EEUU: el Gobierno busca llegar a fines de 2014 sin una sentencia definitiva

La Corte de los Estados Unidos podría decidir esta semana si toma o no la apelación argentina. Se cree que la rechazará. El Estado prepara otro recurso que podría prolongar un año más el desenlace. Abogados del exterior creen que no hay riesgo de default y que la suspensión de la medida que afectaría al pago de la deuda se mantendrá

Comienza la etapa de definiciones en el juicio que mantienen la Argentina y los denominados fondos buitre. A partir de ahora, todo depende de lo que haga o deje de hacer la Corte Suprema de Justicia de EEUU. Los escenarios son varios y en el Gobierno esperan que los tiempos procesales estiren la definición de fondo. Está descartado la obtención de un fallo favorable, con lo cual la estrategia oficial es que mediante presentaciones legales se logre no tener palos en la rueda para pagar la deuda en lo que resta de este año y gran parte del 2014. Estirar lo máximo posible la sentencia es la premisa oficial.

Por lo pronto, este lunes la Corte retoma su actividad ordinaria luego del receso de verano. Es la primera conferencia de varias que realizará en esos días y en las que se analizarán más de 100 casos. Esas conferencias no son audiencias públicas, sino reuniones internas de todos los jueces de la Corte, similares a la mecánica de acuerdos que siguen nuestros propios tribunales colegiados. Estas reuniones de acuerdo permiten el debate de los casos entre los distintos jueces de la Corte Suprema.

En este marco, la Corte Suprema comenzará a analizar los casos que están listos para sentencia («fully briefed»). Dentro de éstos está el certiorari presentado por Argentina en contra de la sentencia del 26 de octubre de 2012, en la que se resolvió que Argentina viola la cláusula de pari passu al continuar pagando los bonos emitidos en los canjes y al no pagarles a los buitres. Como este caso se trata junto con muchos otros, puede que no se tome una decisión el mismo día sino que la decisión se extienda, inclusive hasta la semana siguiente.

La Corte Suprema puede tomar distintas decisiones respecto al «certiorari» o pedido elevado por Argentina. Algunas decisiones posibles son que simplemente la Corte lo rechace, que acepte tomarlo y resolverlo, que no diga nada -por ejemplo, porque decide, como lo propuso Argentina, tratarlo junto con el certiorari que eventualmente se plantee ante un posible rechazo del pedido de revisión (ante todos los jueces de la Cámara de Apelaciones y no sólo los 3 que fallaron) de la decisión del pasado 23 de agosto-, que le pida opinión al gobierno de los Estados Unidos. En este último caso el gobierno de Obama no tiene un plazo concreto para dar su opinión.

Sea como fuese, no se espera que se conozca públicamente la decisión de la Corte el mismo día sino que habrá que esperar. En todo caso, destacan en el gobierno argentino, en esta etapa no habrá definiciones que disparen o puedan disparar un default de la deuda, ya que como se dijo el Gobierno se guarda una apelación adicional al máximo tribunal. Este es un dat