Buitres: cauto optimismo oficial por el fallo de la Corte Suprema

FUENTE AMBITO

El equipo económico que preside el ministro de EconomíaAxel Kicillof no espera que este jueves se conozca la decisión de la Corte Suprema de los Estados Unidos. De ser así, el Gobierno tendrá que esperar hasta el lunes 16 para conocer el veredicto del Alto Tribunal.

A pesar de ser una causa tan importante los funcionarios, tanto en la Casa Rosada como en el Palacio de Hacienda, no aventuran cuál podría ser el rumbo que tome la causa de los fondos buitres contra la Argentina.

«De acuerdo a los especialistas todo parece indicar que el Alto Tribunal podría pedir la opinión al Gobierno de los Estados Unidos», responden, un escenario que le permitirá a la Argentina ganar tiempo.

Una buena señal, así se interpretó en los despachos oficiales, fue el rechazo del juez norteamericanoThomas Griesa al pedido de los fondos buitre de aplicar una sanción a la Argentina por la difusión de un memo de los abogados en el que se analizaba la posibilidad de declarar un default en caso de que la Corte Suprema de Estados Unidos no acepte analizar el caso.

En los pasillos de la Rosada se valoró como positivo que juntos legisladores del Frente para la Victoria, del peronismo opositor, el PRO y el Frente Amplio Unen emprendieran viaje a Washington para ayudar a defender la causa Argentina en contra de los fondos buitres. Cabe recordar que en dos oportunidades el país efectuó canjes de deuda que fuera aceptado por la mayoría de los bonistas salvo un porcentaje minoritario -conocidos como los fondos buitres- que continuaron litigando por no aceptar una quita de la deuda. Sin embargo, en el Palacio de Hacienda confirmaron que no está previsto que viaje ningún funcionario.

En tanto, un trabajo de Econométrica da cuenta que «los precios de los bonos argentinos más cortos, como el Global 2017, ley NY, con una paridad cercana a u$s 90 sobre 100, advierten que nadie espera un inminente default», indica en su trabajo.

A juicio del economista Ramiro Castiñeira: «Un bono Argentino de corto plazo no podría cotizar tan alto si el mercado pondría en duda su pago«. Para el economista un fallo en contra el país «echaría por la borda todo el esfuerzo la última década por salir del default».

Explica que Argentina con los canjes de 2005 y 2010, el pago a FMI, CIADI y Club de París, significa que el paìs «ya renegoció toda la deuda del penoso default del 2001. Se pasó de tener 110 mil millones de deuda en default en diciembre del 2001, a tener sólo U$S16.000 millones en la actualidad, equivalente al 3% del PBI», precisa.

Incluyendo la reciente deuda por CIADI, Repsol y Club de París, la deuda pública con privados y organismos internacionales es del 17,3% del PBI. De los cueles 11,6% es contra privados (sólo 9%del PBI en moneda extranjera) y 5,7% del PBI se adeuda a Organismos internacionales(ver cuadro).

Asimismo, el trabajo indica que el bajo nivel de endeudamiento exige menor esfuerzo económico para el pago de intereses: en el 2014 se necesitan sólo USD 3.900 millones, equivalente a sólo 0,8% del PBIpara afrontar todos los intereses de la deuda pública incluyendo pagos al CIADI, Repsol y Club de París.

En tanto, y como lo reconoció el propio ministro Kicillof, los vencimientos del Boden 2015 y luego del Bonar y Global en 2017 respectivamente, elevan el servicio de la deuda pública, señala el economista. A partir del 2018 los compromisos se ubican en el orden de los 4.500 millones, menos de un 1% del PBI.

Este escenario y el hecho de que el gobierno kirchnerista ha hecho del desendeudamiento una de sus políticas principales es la que lleva a tener«un moderado optimismo» de que el Alto Tribunal pueda querer consultar al Procurador del Tesoro.