BCRA baja otro punto las tasas (temor en bancos)

El Gobierno resolvió ayer dar un paso más en el plan que puso en marcha, hace sólo un mes, para evitar que el ajuste monetario que se aplicó para frenar la hemorragia de dólares y la estampida de los precios profundice aún más las complicaciones en el crédito y la actividad. Instruido por el Ministerio de Economía, el Banco Central anunció un recorte de otro punto porcentual en lastasas de interés que ofrecerá hoy a los bancos en su licitación de deuda, y acumuló de esta manera una reducción de 200 puntos básicos en menos de un mes.

La decisión preocupa a algunos banqueros, que reconocen ahora mayores expectativas de devaluación en el sector privado después de que el Central se esforzara por establecer un «dólar fijo» a $ 8 durante todo el mes, y que la atribuyen a un avance del ministro de Economía, Axel Kicillof, en la presunta pulseada que mantiene con el presidente del organismo, Juan Carlos Fábrega, sobre la dirección que debe tomar la política monetaria. En el sector creen que, de esta forma, el organismo se verá obligado a ajustar el tipo de cambio oficial para evitar mayores presiones cambiarias. Para las Letras en pesos (Lebac) que vencerán en 91 días, la tasa caerá hoy del 27,80% al 26,80% anual; y para aquellas que lo hacen a los 112 días, pasará del 27,94% al 26,99%.

La tendencia «bajista» ya empezó a trasladarse en estos días a los depósitos y préstamos de todo el sector. Preocupadas por la floja performance que venía reflejando el crédito, las grandes entidades resolvieron recortar las tasas de las líneas que colocan a empresas a cortísimo plazo para capital de trabajo (de uno a siete días) y algunas, incluso, salir a ofrecer líneas a clientes de altos ingresos y de buen comportamiento crediticio con tasas de interés hasta diez puntos más bajas, que les permitieran mejorar el costo financiero promedio que informan al Central.

No se trató de una concesión al reclamo del jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, que salió la semana pasada a denunciar la «usura» de las entidades en el otorgamiento de las líneas personales, sino de un reflejo natural que mostraron los ejecutivos ante la caída del financiamiento y la necesidad de salir a recomponerlo para evitar perder a sus mejores clientes. «Salir de la intermediación financiera, aun cuando podemos colocar la liquidez en letras del Central con un buen retorno, nos puede costar caro en un futuro, cuando decidamos volver a prestar», aclararon ayer en la gerencia de préstamos de una entidad.
En plazos fijos, las tasas de interés para grandes depositantes ya se ubican en el 25,5% anual. La baja es idéntica a la que implementó el Central desde principios de abril, cuando se ubicaban en el 27,5%. Los bancos se encuentran ahora más líquidos que algunos meses atrás, principalmente por la contracción que mostró el crédito (recompusieron plazos fijos, pero también perdieron una buena cantidad de depósitos a la vista). El dinero que tienen colocado a corto plazo en el Banco Central saltó a un récord de $ 33.000 millones hasta el último 25 de abril, a pesar de que el rendimiento que obtienen por éste es de apenas un 9,5% anual.

FUENTE: AMBITO