Se acerca el G20, y una vez terminado el punto es observar es si habrá un punto de inflexión, que cambie rotundamente la marcha de la economía.

S&P, nos rebajó por lo menos la calificación de la tendencia de nuestra deuda pública, de B+ a B.

Lo tomamos como una señal ¿? Por alguna causa la bajaron. Quizás la consideran alta y de una gran exposición

Algunos analistas ponderan la baja de tasas del 72 % al 67%, y la estabilidad de la cotización del dólar.

A efectos prácticos de la economía, y si no consultar a las pymes, es tan inviable una tasa del 72 como una de 60.

En cuanto al dólar, su caída en un entorno inflacionario alto, absorbió la última devaluación, y favorece el carry trade, la única actividad rentable actualmente.

Y aquí entramos en la zona de riesgo para la economía y los inversionistas, ya que el dólar otra vez retrasado puede buscar un nuevo valor en forma brusca, con lo cual los inversores que están en $ deberán decidir rápidamente si siguen especulando, o de refugian en el dólar

A su vez, las empresas, deberán analizar y actuar, sobre un posible cambio de rumbo en la economía (léase ajuste) a partir de enero 2019

Prof Héctor Cosentino                                          Asesor de Empresas

CP (UBA)    Diplo (IEEC UCA)  MBA (Deusto España)  MBA (SUNY USA)

Cel 54 11 53760730