Las altas tasas del BCRA, tiene dos consecuencias no deseadas, en primer lugar, no logran controlar la inflación, ya que como herramienta es insuficiente, y por otro lado provoca un carry trade, que retrasa la cotización del dólar.

Si el gobierno logra un resultado positivo en las elecciones legislativas, este atraso en la cotización será recuperado una vez que se alcance la nueva meta inflacionaria para el presente año del 22 %. Para enero del 2018, el atraso que arrastrará el dólar será del orden del 25/30 %. Ajustando el precio del dólar, se podrían bajar las altas tasas que hoy paga la Autoridad Monetaria. Esto requerirá una decisión política, que modifique el camino seguido hasta hoy en la política monetaria