Arde el FMI por giro a favor de fondos buitre

El director de Brasil ante el FMI, Paulo Nogueira Batista, expresó su «sorpresa» por la decisión deChristine Lagarde de retirar su recomendación de respaldar la posición argentina ante la Corte Suprema de Estados Unidos y consideró que «no debería influenciar sus decisiones por la sola posición de EEUU, ya que se trata de un organismo multilateral». 

Durante una entrevista telefónica con Télam, Nogueira Batista, que con su silla representa a 10 países miembros del FMI, sostuvo que «el FMI daña su reputación si se deja influenciar por una sola posición, de Estados Unidos, ya que se trata de un organismo multilateral». 

El brasileño se refirió a las palabras que se conocieron ayer del vocero del FMI, que sostuvo que «la directora general del FMI (Christine Lagarde) ha retirado su recomendación de que la Junta Ejecutiva del FMI envíe un amicus curiae en el caso de Argentina, siguiendo la decisión de las autoridades de Estados Unidos de no apoyar la presentación en esta etapa». 

Para el brasileño, «el Fondo debería someter a discusión formal el documento que Lagarde pretendía presentar ante la Corte Suprema, una iniciativa que ella misma admitió en la última cumbre de ministros del G-20 realizada en Moscú, el fin de semana».

Asimismo, manifestó sorpresa por el cambio de timón de Estados Unidos, que «venía trabajando en el seno del organismo, alentando un documento para enviar a la Corte Suprema».

«Ayer hubo una reuniòn informal -reconoció el director del Fondo-, que se pospuso para última hora, y luego nos enteramos del cambio de posición de EEUU dentro del FMI», reveló.

«Estados Unidos no iba a presentar por iniciativa propia a la Corte Suprema un escrito -(según se conoció públicamente la semana pasada)-, pero alentaba aquí adentro una discusión», agregó.

De todos modos, Nogueira Batista rescató las palabras de Lagarde, que precisó que «en esta etapa» no avanzará con este asunto, lo cual al criterio del brasileño significa que habrá instancias posteriores, donde el FMI y Estados Unidos expresarán su posición.

Queda la posibilidad que sea la misma Corte Suprema la que solicite a EEUU una opinión, si lo considera necesario.

«La posición del gobierno de Estados Unidos sobre el daño que hacen los fondos buitre es pública», recordó Nogueira Batista, en alusión a las presentaciones que el gobierno de Barack Obama efectuó en primera y segunda instancia judicial en Nueva York.

Nogueira Batista recordó también la discusión que hubo en el directorio el mayo último, sobre un documento preparado por el equipo de Lagarde, que daba cuenta de los peligros que representa para la comunidad financiera mundial si prevalece un fallo como el del juez Thomas Griesa, a favor de los fondos buitre, y de la amenaza para futuras reestructuraciones de deuda.

 FUENTE: AMBITO