Alejandro Henke: «El atraso cambiario es peor que el del 1 a 1»

Según el economista, para recuperar competitividad el dólar tendría que valer como el «blue», alrededor de $ 15. Recomendó una salida gradual del cepo

«La economía está llegando a un límite. Tenés que ir a la década de 1970 para encontrar niveles similares de déficit fiscal, que se financia con expansión monetaria, lo que explica la elevada inflación», señaló el director de la consultora Proficio Investment, Alejandro Henke.

Él trabajó junto a Mario Blejer y luego con Aldo Pignanelli en el Banco Central durante la crisis del 2002, por lo que tiene vasta experiencia en cómo administrar una situación de crisis. «Lo más lógico es hablar con importadores y con las empresas que tienen dividendos para girar al exterior y armar un plan para administrar ese giro de dólares», señaló.

En relación al tipo de cambio, recordó que en la salida de la Convertibilidad el Banco Mundial efectuó un trabajo para calcular a qué tipo de cambio la Argentina recuperaba la competitividad. «En aquel momento se concluyó que hacía falta un salto del 40%, por eso los depósitos en dólares se fijaron en 1,40 más CER. A valores de hoy, sería un dólar de alrededor de $ 15», es decir similar a lo que vale la divisa en el mercado paralelo.

«Salimos de la Convertibilidad porque no dejaba devaluar. Y ahora parece que no se puede”

-Cómo se imagina la economía en el arranque del próximo gobierno?

«Los tres candidatos presidenciales tienen buenos economistas. Básicamente todos reconocen que hay que devaluar, subir un poco las tasas, arreglar con los holdouts y emitir deuda para financiar obras de infraestructura. Por algún motivo, casi todo esto está mal visto, por eso el futuro equipo económico tendrá restricciones políticas. En el 2002 salimos de la Convertibilidad porque no podíamos devaluar y ahora parece que no se puede».

En el mismo sentido, Henke explicó que la contracara del desendeudamiento es la falta de obras de infraestructura. «En cualquier país para construir rutas, mejorar los trenes o que haya más energía lo hacen con financiamiento de largo plazo. Pero si no accedés, el stock de capital se va a ir amortizando y va quedando obsoleto». Y dio otro ejemplo en relación al plan Procrear: «El gobierno festeja que la gente puede acceder a su vivienda con el crédito de ANSES. Pero resulta que después dice que es malo endeudarse».

Sobre el final dejó una frase que puede resultar premonitoria para lo que se viene después de las elecciones: «En estos 60 días no creo que pase nada, no veo una gran crisis. Pero el ajuste lo van a tener que hacer o se hará solo. Lo que no podés es evitarlo».

FUENTE INFOBAE