Acreedores que aceptaron canjes pidieron suspensión de fallo contra Argentina

Un grupo de tenedores de bonos que aceptaron las reestructuración de deuda implementada por Argentina en 2005 y 2010, presentó una «moción de emergencia» ante la Corte de Apelaciones de Nueva York en la que solicita la suspensión temporal del fallo emitido la semana pasada por el juez Thomas Griesa en una causa presentada por fondos buitre.

El grupo «Tenedores de bonos» (The Exchange Bon Holders, en inglés) advirtió sobre la «preeminencia» de Estados Unidos y de la ciudad de Nueva York «como centros financieros mundiales» y los inconvenientes que puede causar este fallo en el caso de ser aplicado tal como estipula el juez Griesa.

La agrupación «presentó hoy una moción de emergencia en la Corte de Apelaciones del Segundo Circuito. La moción aseguraría que los pagos de intereses a los tenedores de bonos continúe mientras es decidida la apelación», aseguró a través de un comunicado, al que tuvo acceso Télam, el consejero de la asociación, David Boies.

«La preeminencia de los Estados Unidos y de Nueva York como centros financieros mundiales depende fundamentalmente en decidir adecuada y previsiblemente los derechos de las partes en transacciones importantes como estas», agregó el abogado en el escrito.

«Si las partes no pueden completar de forma fiable los programas de pagos acá, lo harán en algún otro lugar en el mundo», explicó el también presidente del estudio de abogados Boies, Schiller & Flexner.

Así, «la suspensión temporal de la sentencia permitirá una audiencia justa y completa de todos los argumentos», agregó.

Por último, el comunicado sostuvo que los integrantes de la agrupación Exchange Bond Holders «acordaron tomar menos de 30 centavos de dólar para apoyar la reestructuración de la deuda de Argentina, de acuerdo con el gobierno de Estados Unidos y la política fiscal internacional». Los tenedores de bonos «no deberían ser más penalizados», concluyó Boies.

El juez Griesa dispuso la semana pasada que la Argentina debe abonar antes del 15 de diciembre alrededor de 1.300 millones de dólares a fondos buitres, entre ellos NML Capital, que accionaron judicialmente en Nueva York para cobrar la totalidad de los bonos en default que mantienen en su poder.
FUENTE: AMBITO FINANCIERO