10 de 13 economistas desaprobaron la gestión de dos años de Axel Kicillof

a política de regulaciones extremas estancó la actividad, se destruyeron empleos privados y se vaciaron las arcas del Estado

Axel Kicillof asumió con el compromiso de llegar al 10 de diciembre sin tensiones cambiarias
Axel Kicillof asumió con el compromiso de llegar al 10 de diciembre sin tensiones cambiariasCrédito: NA

El consenso de los economistas, salvo naturalmente los afines a la ideología del ministro, y uno que optó por no desestimar la situación inicial destacaron casi como común denominador, ante las consultas de Infobae, que la gestión de dos años de Axel Kicillof fue exitosa en su objetivo modesto de «llegar al 10 de diciembre sin grandes sobresaltos», pero fracasó por las consecuencias inmediatas para el país, cualesquiera resulten ganadores en el ballotage para asumir la conducción de la Argentina por los próximos cuatro años.

La comparación de las fotografías de los principales indicadores económicos permite advertir un generalizado deterioro, desde el atraso cambiario para disimular la real devaluación del peso, con sus consecuentes efectos sobre el derrumbe del comercio exterior argentino, el desaliento a la inversión productiva y la singular sangría de las reservas de divisas, hasta la consolidación de la inflación en niveles de dos dígitos altos, sólo atenuada por la deliberada política cambiaria y tarifaria y la recesión generalizada; y la suba del costo del dinero; junto a un déficit fiscal creciente y nivel de deuda pública desconocida, porque el último dato quedó congelado al cierre de 2014.

Fuente: INFOBAE con datos del BCRA e INDEC

Con ese escenario no sorprendió que entre las tareas incumplidas por Axel Kicillof estén la normalización del INDEC y volver a medir la indigencia y la pobreza, porque las consideró «estigmatizantes», cuando estimaciones alternativas, como las del Observatorio de la Deuda Social de la UCA, las ubicaron en niveles próximos a un décimo y un tercio de la población, respectivamente.

De ahí que el consenso de los economistas hizo una evaluación negativa de la gestión en lo que respecta a las consecuencias para el país, y positiva del objetivo que le pidió alcanzar la presidente Cristina Kirchner.

Diferentes miradas, pero con amplio denominador común

Martín Redrado, ex presidente del Banco Central: «El resultado de la política económica de los últimos dos años fue el mantenimiento de una inflación alta y reprimida, desalineamiento cambiario por haber seguido un ajuste por debajo de la suba de los precios internos; pérdida de puestos de trabajo; una brecha fiscal singularmente negativa, con sobreutilización del financiamiento del Banco Central; caída de reservas en divisas, y una actividad que no crece, reflejando un estado de fatiga que no deja resultados positivos para la población, más aún si se agrega el efecto de la caída del salario real en el último año. La política de Axel Kicillof dejará al próximo gobierno la tarea de la recuperación de los atrasos en materia cambiaria y tarifaria, que podrá recuperar reservas por la vía de las ventas anticipadas de granos y oleaginosas, y el acceso a los mercados de capitales internacionales, pero también deberá recuperar todas las cajas que dejará vacías, porque se ha consumido todos los stocks del Estado».

Fuente: INFOBAE con datos del BCRA y del mercado

Juan Carlos de Pablo: «Es difícil hacer un balance de gestión. Los temas de Axel Kicillof tienen más que ver con lo que dijo antes de ser ministro, con definiciones que no tenían nada que ver con la realidad, como que `no hay ninguna correlación entre la emisión monetaria y la inflación». En el caso del cepo cambiario, la historia muestra que hay muy pocos casos autónomos, es decir la decisión se toma por algo: el Banco Central perdía USD 3.000 millones por mes. Y el problema es que los agentes económicos no le creían al entonces ministro y de ese modo es muy difícil hacer política económica. Y está demostrado que cuando se pierde la confianza es muy difícil recuperarla. Este Gobierno llega con los stocks agotados: en el Banco Central no hay divisas; no le pusieron plata a la distribución ni a la transmisión eléctrica; y en cualquier área que se analice se encontrarán techos. Por eso, la próxima administración va a tener que poner o reponer, no sacar. Y la historia enseña también que las circunstancias son mucho más importantes que la ideología. Pero ciertamente en el arranque, la credibilidad va a ser mucho mayor que ahora, aunque en el arranque se le va a creer más a un gobierno de Mauricio Macri que de Daniel Scioli».

Juan Carlos de Pablo en InfobaeTV: «Este Gobierno llega con los stocks agotados»

Javier González Fraga, ex presidente del Banco Central de la República Argentina: «Si la gestión del ministro Axel Kicillof la evaluamos en función de su contribución al bienestar inmediato de los argentinos, medido por su consumo, fue claramente regular. Muchos sectores mantuvieron altos (e insostenibles) niveles de demanda gracias a los subsidios, la expansión del gasto público y la distorsión de precios relativos. Pero los sectores más desprotegidos estuvieron peor, ante menos oportunidades laborales, y la inflación que deterioró sus ingresos informales o fijos. También debilitó las economías regionales y a los sectores exportadores. Si por el contrario, la evaluamos por su contribución al bienestar futuro de los argentinos, correspondería desaprobarla, porque la incapacidad de generar inversiones privadas y por la acumulación de distorsiones fiscales, cambiarias, monetarias y en las relaciones con el resto del mundo, que claramente complicarán la calidad de vida de los argentinos en los próximos años».

Sin embargo, el economista agregó: » No creo que al ministro le importe ninguna de las dos evaluaciones anteriores, porque su gestión, influida por una fuerte impronta marxista, estuvo orientada a satisfacer los objetivos políticos de su jefa, Cristina Kirchner, de generar una falsa sensación de holgura económica, y dejar el campo minado de problemas para desacreditar a un futuro ‘gobierno de la derecha’ (para ellos eso son Daniel Scioli o Mauricio Macri, por igual) que tuviera que hacer ajustes, y así aumentar las posibilidades de retorno al poder en el futuro. Esperemos que en esta evaluación también haya fracasado».

ÉXITO PERSONAL, FRACASO PARA EL PAÍS

Miguel Ángel Broda: «A Axel Kicillof habría que juzgarlo como ministro de Economía desde octubre de 2014 cuando logró desprenderse de Juan Carlos Fábrega como presidente del Banco Central porque pudo llevar a cabo una política de expansión del gasto público, política monetaria laxa y atraso cambiario y tarifario, porque logró revertir tres trimestres consecutivos de caída del PBI, al impulsar el crédito y el consumo, la inflación se desaceleró del 45 al 25% al año, pero a costa de agravar la herencia para el próximo Gobierno, por la abultada pérdida de reservas que provocó su política; el levado déficit fiscal y el fuerte atraso cambiario y de las tarifas de los servicios públicos, junto con una actividad que volvió a estancarse.

Según el destacado consultor de empresas «desde febrero de 2014 el peso se apreció un 60% en comparación con las monedas de la región; el atraso de las tarifas públicas fue el más acentuado que en cualquier año de los 12 de Gobierno kirchnerista; las reservas cayeron en USD 18.000 millones, aunque nos sacó de la recesión con el ingreso del canje de monedas con China por USD 11.000 millones, porque el PBI pasó de caer a un ritmo de «. De ahí que concluyó Broda que «si a Kicillof se lo juzga por lo que deja, fue el peor ministro de Economía de los últimos tiempos».

Los precios suben al ritmo del 2% por mes en un escenario recesivo y con control de cambios y tarifas

Agustín D’Attellis, economista de la GranMaKro y de Calific.ar Universidad Nacional de Moreno: «Axel Kicillof asumió el Ministerio en un momento muy complicado, tanto en el orden interno, como internacional, en especial por la situación de Brasil, por eso los resultados podrían ser visto como no buenos entre extremos. Pero visto la lectura que hizo para enfrentar ese escenario y que evitó el traslado pleno a precios de la devaluación de enero de 2014 y no ceder a las presiones para seguir políticas de ajustes y apostar al impulso del consumo, que le permitió recuperar la senda del crecimiento de la actividad y el empleo, el balance de gestión fue positivo, donde se destacan los éxitos de los Programas de Precios Cuidados y Ahora 12».

Luis Secco: «Axel Kicillof está por completar sus dos años de ministro de Economía. Se irá de su cargo con los peores números de todos los ministros que acompañaron a Cristina Fernández como presidente. La tasa de inflación más alta, la pérdida de reservas (sin cosmética) más alta, la brecha cambiaria más alta, el aumento del gasto público más alto, el déficit fiscal más alto y la peor performance de las exportaciones de todo el período son algunos de esos números que marcan una gestión para el olvido (o para el recuerdo!?). No seríamos justos si dijéramos que todo es responsabilidad suya. No le hubiera sido fácil a ningún otro ministro revertir las consecuencias de catorce años de mala política económica. Sin embargo, no se le puede quitar la responsabilidad de haber insistido en las bondades del ‘modelo’ y de haber ‘intelectualizado’ la épica del relato, cuando ya era evidente que el populismo hacía agua por todas partes».

Luis Secco en InfobaeTV: «Kicillof es el ministro que termina con el más alto déficit fiscal y la mayor caída de reservas»

«Tampoco se lo puede eximir de la responsabilidad de haber traducido su dogmatismo intelectual en su empecinamiento con aplicar recetas de efectos, en el mejor de los casos, transitorios o que no hicieron más que incrementar los desequilibrios que se proponían atender. La intensificación del cepo y el cepo importador son dos claros ejemplos de dicha práctica terapéutica. Por último, Axel Kicillof le deja a su sucesor una economía plagada de desequilibrios y distorsiones que habrá que corregir y que no se pueden seguir justificando, escondiendo o camuflando, tal como él lo hizo».

Las cuentas externas y fiscales, los flancos más descuidados por Axel Kicillof

Orlando Ferreres: ex viceministro de Economía: «Kicillof tuvo un manejo continuado del cepo cambiario y consecuentemente del control del comercio, los precios administrados, las tarifas y las reservas de divisas del Banco Central, dada su convicción ideológica de tener todo regulado para llegar al 10 de diciembre de 2015 sin grandes sobresaltos. Desde el punto de vista de la realidad, Ferreres consideró que «la gente no nota todavía las consecuencias de la política que siguió Kicillof en los últimos dos años, como el estancamiento de una economía que dejó de crecer en 2012; la alta inflación pese a que se atenuó de más del 40% al 25%, ahora va a subir un poquito; pero eso era lo que pretendía con una política de maniatar a los empresarios y la inversión, porque sólo le importó impulsar el consumo interno. Por eso tuvo que salir a importar energía para sostenerlo».

Ricardo López Murphy, ex ministro de Economía: «En primer lugar, la gestión Kicillof deja una situación externa muy debilitada, con mínimo nivel de reservas en el Banco Central, inédita caída de las exportaciones agroindustriales en 40 años; elevado déficit fiscal y muy malos indicadores macroeconómicas, con relaciones muy complicadas para la herencia, de la que pocos se atreven a hablar. Pero por otro lado, logró llegar a las elecciones sin que se produjeran corridas cambiarias, con consecuencias que hubiesen sido impredecibles, por lo que debe ponérselo como un activo».

Aldo Pignanelli, ex presidente del Banco Central de la República Argentina: «En sólo dos años la gestión de Axel Kicillof registró el récord de gasto público en términos de PBI y elevó el déficit de las finanzas públicas de 2 a 8% del PBI; destruyó el nivel de reservas en divisas en el Banco Central; atrasó el tipo de cambio; la emisión monetaria se amplió a ritmo de 40% al año, fenómeno que explica el reemplazo de Juan Carlos Fábrega por Alejandro Vanoli; frenó el crecimiento de la economía, sólo crece el sector público y llevó a cabo la peor negociación y con muy poca transparencia en la negociación por la reestatización de YPF y el Club de París, convalidando altas tasas y montos superiores a los conocidos; además de que fue incapaz de haber llegado a una negociación exitosa en el juzgado de Thomas Griesa con los holdouts».

Enrique Szewach: «Kicillof ha sido exitoso, porque ha logrado llegar al 10 de diciembre sin cambiar la política económica, y ha sido un fracaso porque llega al 10 de diciembre sin cambiar la política económica. Si se lo mira con perspectiva de país la gestión del ministro ha sido un fracaso; si se lo mira con la perspectiva de un Gobierno que quería llegar hasta el 10 de diciembre todavía con chances de ganar una elección, sin tener que modificar su política ha sido exitoso, pero como lo veo desde el punto de vista del país ha sido un fracaso».

Enrique Szewach; Lorenzo Sigaut Gravina; y Andrés Asiain, analizaron la gestión de Axel Kicillof InfobaeTV

Lorenzo Sigaut Gravina: «Creo que parte de lo que vimos en el último mandato presidencial, de cuatro años de estanflación, esto es estancamiento con inflación elevada, pese al cepo cambiario las reservas continuaron cayendo, porque actuó como un torniquete para atenuar la sangría, pero en el interín se perdió ritmo de actividad, no hay creación de empleos privados, por lo tanto se está con una economía que no se compara con nada con el primer mandato presidencial, de Néstor Kirchner».

Andrés Asiain: «Le doy un balance positivo en lo que fue incluso antes de asumir Axel Kicillof como ministro, como la recuperación de YPF y revertir lo que era la producción de hidrocarburos y la necesidad de reorientar todas las inversiones a recuperar la soberanía energética. El Plan Procrear, también en lo que apunta a los sectores necesitados de viviendas. Y también ha cumplido un rol importante en lo que fue su posición en torno a los holdouts».

RAÚ CUELLO: «LA GESTIÓN HAY QUE JUZGARLA POR LAS CONSECUENCIAS»

Raúl Cuello, destacado tributarista y ex profesor de la UCA: «Kicillof al frente del Ministerio de Economía tuvo una actuación lamentable, con un desconocimiento absoluto de lo que tenía que manejar. Él podrá considerar que fue eficiente en el objetivo de llegar con su política hasta el 10 de diciembre, pero sus resultados deberán evaluarse por las consecuencias para la sociedad que serán pésimas, porque dilapidó más de USD 30.000 millones de las reservas; mantuvo una alta tasa de inflación y un creciente déficit fiscal; pero lo peor de todo es las deudas interestatales que deja, junto con el alarmante efecto de las operaciones a futuro de dólar y el cierre de mercados de exportación, junto con el atraso del tipo de cambio y las tarifas». ello vaticinó que «el paso de Axel Kicillof por el Ministerio de Economía pasará al olvido, como muchos otros ministros de Economía, mientras que será recordada la presidente Cristina Kirchner, por haber elegido a una persona sin antecedentes en la vida privada y pública, que no deja nada rescatable».

Colaboraron en el informe: Paulino Rodrígues y Pablo Wende

FUENTE INFOBAE